El escape obra de teatro de Elías Pedernera

Sandra Ávila

Sandra Ávila

Sandra Ávila

Sandra Ávila

Sandra Ávila
El gallego era un viejo que me alquilaba una pieza, ahí, cerca de la calle Garay. Había llegado cargada de bolsos, una noche de septiembre, muy tarde, y desde entonces siempre estuve al día con el pago del alquiler. El cuartito se hallaba en el primer piso. Disponía de una mesa, una silla, una cama, un placar de dos puertas y eso era todo. Lo suficiente para sobrevivir. La escalera era de madera y la madera de los peldaños crujía al apoyar cada pie; era obvio que uno no podía escabullirse. Por más que intentara subir en puntas de pie, siempre había un ruido; la madera avisaba. El veterano tenía paciencia. Si algo había que a él le sobrara, aparte de sus años, era el tiempo, así que cada vez que alguien le debía dinero del alquiler, lo esperaba afuera, como un cazador, hasta cualquier hora. Lo comprobé yo misma en cuanto me atrasé unos días. Desde los primeros días me decidí a llegar tarde adrede, para probar. Al segundo día decidí llegar más tarde que en la primera noche, pero él permanecía en la puerta, la tercera, la cuarta, la quinta y las siguientes noches siempre me estaba esperando en la puerta, no importaba a qué hora llegara, me lo encontraba siempre ahí, firme como un centinela, desabrido, antipático, rígido... (continúa)

Elías Pedernera (Prof. de teatro)Tuvo la genial idea de hacer una increíble adaptación de un relato que pertenece a mi primer libro de Relatos Cuentos Urbanos. El sensacional estreno fue el sábado 30 de noviembre  en la Escuela N| 1 y se lleno de gente. Los actores de entre 11 y 13 años estuvieron de maravilla. Siempre me imagine una obra  en el cine o en en los tablones y esta vez se dio.

Entradas populares