Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. BENEDICTO DE BONIS

Imagen
La sirena de los cien bares limeños

 La llamaban Melodía, aunque todavía se desconoce su verdadero nombre. La única foto que hay de ella nada parece informar sobre algún tipo de mansa melodía… o sí, depende de qué le inspire a cada uno.

 Melodía era armonía por sus curvas, dicen. Melodía tenía cuerdas, las más vibrantes cuerdas vocales de su época, y cómo se extrañan. Melodía era una especie de sirena que encantaba con su voz y su belleza dejando a los marinos del asfalto a su disposición, aunque para mí eso es más mito que realidad. Sus actuaciones le merecieron el apodo de “la Sirena de los cien bares limeños”.
 Si me preguntan… y sino también, la foto cuenta cosas que nunca nadie dijo de Melodía. Aquella mano apretando el tapado no era de seda como las de aquellas jóvenes que nacen suaves, finas, con piel de maquillaje para flashes. Su rostro alargado y el caudal de venas ramificándose hasta sus dedos era el resultado del esfuerzo previo. Años de labrar y coser antes de que se abran l…

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. PAULA VELCHEFF

Imagen
                             Dos nuevas
-¡Ya no te soporto más!Cerró la puerta de la habitación con una fuerza como para no dejar dudas de la decisión.
Una vez en elhallde entrada saludó a Lela, la señora que la había acompañado desde el primer día de matrimonio. Ella sí que le fue fiel, diría que la única. Supo callar, oír sin opinar, abrazar y desaparecer en los momentos oportunos. Le dio pena por Lela, tampoco pudo tener hijos. En eso estaban más que unidas. Batallando años, pero las cosas por algo son así. A veces uno se empeña en luchar contra el destino y, en realidad, nuestra existencia pasa por otro lado.
Fueron muchos golpes que recibió y el dinero no los pudo tapar, en alguna oportunidad ponerse un billete directamente en el moretón no hubiese alcanzado a tapar tanto dolor, y rabia contenida. Por eso cuando Max, su único amigo, (porque fue el que supo de su soledad desesperada desde el primer momento en el que entró en el curso y no despertaba celos en Pedro sino hubiese sido o…

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. JORGE. B. MOSQUEIRA

Imagen
                              Antonia

Antonia se dio cuenta que hablaba sola más de tres meses después. “Estoy loca”, pensó, pero inmediatamente se contradijo. “No, no estoy loca. Soy charlatana, me gusta hablar”. Desde la muerte de su marido siguió viviendo en la misma casa sin tocar nada de lo que estaba distribuido en cada una de las habitaciones. La noche siguiente al velorio preparó la cena como de costumbre, con raciones abundantes, como si Benjamín fuera a llegar en cualquier momento. Poco a poco fue reduciendo las cantidades, hasta que solo cocinó para ella, aunque algo más de lo que toleraba, por las dudas. Ese resto iba a la basura.

Sus hijas insistieron más de una vez, en sus infrecuentes visitas, que modificara todo y hasta que vendiera el caserón y se mudara a un departamento más chico. Antonia hizo oídos sordos y siguió viviendo así, como si nada hubiera cambiado.
Una mañana, cerca del mediodía, le llegó una intimación por un pago no efectuado del impuesto inmobiliario. Ten…

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. LUZ MARUS

Imagen
             With that look 
Me mira a mí. El de bigotito, fino, me mira a mí. Miren cómo me mira. Pero se está casando con otra. Con esa que me mira mal. Esa morocha de ojos achinados que  me mira a mí, y no lo mira a él, porque sabe que él me está mirando a mí. El divorcio les llegó temprano y no saben qué hacer con sus deseos. Son convencionales y postmodernos. Los bigotes me pueden. Se casa con esa morocha pero miren cómo seduce, a la cámara, a vos y a mí, a todas. La pobre cara de la mina me hace imaginar cómo será su futuro. No te podés casar con un galán tan joven. Tan joven el galán, onda que da para sufrir. El galán viejo también, pero ya no hay tanto tiempo, ni ganas. No da. Error morocha de ojos achinados que no ves adónde van sus ojos  que no van para tu lado. O lo ves pero crees que los papeles y el auto y el ramo y el vestido blanco te van a servir de algo. Yo veo esos ojos y no puedo evitar verlo todo. Los de él, y sus bigotes finos. Y that look for ever.
Luz Marus, escritora, …

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. XOLOTL OROZCO

Imagen
   La foto 
Esa noche  Olga caminaba con una lentitud poco común, no importaba cuánto tiempo le llevaría cruzar las calles del centro para llegar a casa, nadie la esperaba esa noche, nadie abrazaría sus largas horas de ausencia, nadie preguntaría el usual “cómo fue el día hoy”.
Las ideas se agolpaban en la mente sin lograr aclarar cómo había sucedido todo. Apenas ayer, entre risas y caricias, podía sentirse más que amada, apenas ayer no habría cambiado la vida con nadie. Más felicidad no podía existir pero en estos momentos hubiese dado todo por no ser ella, por no sentir cómo el dolor le arrancaba cada parte de su ser. ¿Cómo pudo pasar? ¿Qué fue lo que hizo mal para que la vida le arrancara de tajo lo único que tenía?
Recordó de pronto aquella tarde cuando conoció  a Ignacio. Volvió a escuchar su risa estridente y sincera, pensó en las fotos que él le tomó ese día entre las pequeñas florecillas silvestres. Recordó cuando se mudaron juntos a esta ciudad llena de color y esperanzas,  cuán…

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. ANGIE PAGNOTTA

Imagen
La forma más absurda de vivir
Había esperado. Hacía tiempo que quería llegar al altar. Deseaba estar con la mujer que amaba y jurar amor eterno. Amor que sentía desde el primer momento en que vió a María, en el colegio secundario. Había pasado días y noches añorando a esa mujer que –por fin- se convertiría en su esposa. La conquista no fue fácil: María era algo reticente y parca. Siempre parecía estar muy ocupada en sus actividades y nunca tenía tiempo para él. Su mejor amigo, Juan, le había dicho que quizás no la entendía porque no eran compatibles. Rodolfo le dijo que eso no importaba, que a veces, uno se enamora de quién parece no corresponder, hasta que el tiempo acomoda y te da la razón. Una vez logrado el objetivo de acercarse, Rodolfo había confirmado que era una mujer dulce y noble. Él se enamoró aún más, cuando descubrió que era compañera y solidaria. A veces le reclamaba más tiempo para él y más demostraciones de cariño. María lo conformaba al decirle: “Estar juntos es la mejo…

CONVOCATORIA. FOTOS DE BAÚL. OSCAR TAFFETANI

Imagen
  Cesy, en una foto 


La tengo. A la de la foto, la tengo. Es Cesy  Reyes Mendía, la hija de Mirtho, una novia adolescente que tuvo el Cholo Vallejo  en sus tiempos de Trujillo. 

Mirtho (Zoila Rosa Cuadra era su nombre completo) lo conoció al Cholo recién recibido de bachiller en Letras y cuando curaba sus heridas del tumultuoso romance con María Rosa Sandoval. Fue una noche de amor y borrachera (más lo segundo que lo primero) y la púber quedó encinta.

En la familia de los Cuadra (de misa diaria en Trujillo, aunque después, al trasladarse a Lima, relajaron sus costumbres) la posibilidad de interrumpir el embarazo ni se soñaba:  la niña gestaría el fruto de aquella noche de amor borrascoso y el  bebé llevaría el nombre de su padre abandónico: César.

Se cumplieron los nueve meses de rigor (Mirtho casi no asomaba a la calle, al cuidado de las monjas del convento del Carmen) y nació la criatura, que no era un varón, sino una niña, razón por la que “César” se convirtió en “Cesárea” (y más t…