Ayer volví a verte

El fantasma de mi miedo se averió. Ayer volví a verte. Mi pupila se tragó el diálogo de nuestros torsos. Tu beso, tu aliento a caramelo me llamaba como un capullo salado en primavera. La niebla que atravesó nuestros cuerpos era los restos de un recuerdo. Mi palabra hacía eco en la ventana y tus manos oían mis: Te quiero -. Tus ojos lamían mis senos y también eran restos de efemérides de otras despedidas. Ayer volví a verte. Y sólo deseaba que nos fuésemos de allí. Tus manos y mis manos, tibias, amalgamadas se frotan y enredan. Yo sólo imaginaba una lucha: cabalgatas de fuego, tormentas en la cama. Ayer volví a verte y recordé otra noche; recordé tu beso, tu mano, y en ella mi mundo. Ayer volví a verte, se unieron mis senderos con tus mares. Y en la selva de mi cuerpo sólo brota agua. Ayer volví a verte y recordé tu noche, tu beso. Ayer volví a verte y aún me brota el deseo de tenerte.

Comentarios

Publicar un comentario

Escribe un comentario,gracias!

Entradas populares de este blog

Otoño allí afuera Sandra Ávila

Presentación de Marysol en el Cangrejo Cultural Por Sandra Ávila